Dioses Mexicas

Los aztecas , la civilización del Posclásico Tardío que los conquistadores españoles conocieron en México en el siglo XVI, creían en un panteón complejo y diversificado de dioses y diosas. En este artículo podrás conocer los Dioses y Deidades mexicas más relevantes.

Los eruditos que estudian la religión mexica (o bien azteca) han identificado no menos de doscientos dioses y diosas, divididos en 3 conjuntos.

Cada conjunto inspecciona un aspecto del universo: el cielo o bien el cielo; la lluvia, la fecundidad y la agricultura; y, por último, guerra y sacrificio.

Lista de dioses mexicas

Dioses Mexicas más relevantes

Los orígenes de los dioses mexicas se remontan a los de las religiones mesoamericanas precedentes o bien compartidos por otras sociedades de la época.

Semejantes deidades se conocen como dioses y diosas pan-mesoamericanos. Hoy conocerás los más esenciales de los doscientos dioses y deidades de la religión azteca.

Huitzilopochtli, padre de los aztecas

Huitzilopochtli era el dios patrón de los aztecas. A lo largo de la enorme migración desde su legendario hogar de Aztalan, Huitzilopochtli les dijo a los aztecas dónde deberían establecer su capital de Tenochtitlan y los instó a continuar su camino.

Su nombre significa “Colibrí de la izquierda” y fue el patrón de la guerra y el sacrificio. Su santuario, en la cima de la pirámide del Templo Mayor en Tenochtitlán, estaba decorado con calaveras y pintado de colorado el cual representaba la sangre.

Tlaloc, dios de la lluvia y las tormentas

Tlaloc el dios de la lluvia, es uno de las dioses más viejas de toda Mesoamérica. Asociado con la fertilidad y la agricultura, sus orígenes se remontan a Teotihuacan, las civilizaciones olmeca y maya.

El santuario primordial de Tlaloc fue el segundo santuario después del de Huitzilopochtli, situado en la parte superior del Templo Mayor, el Gran Templo de Tenochtitlán.

Su santuario estaba decorado con bandas azules que representaban la lluvia y el agua. Los aztecas pensaban que los llantos y las lágrimas de los pequeños recién nacidos eran sagrados para el dios y, por consiguiente, muchas liturgias para Tlaloc implicaban el sacrificio de pequeños.

Tonatiuh, dios del sol

Tonatiuh era el dios del sol azteca. Era un dios nutritivo que proporcionaba calor y fecundidad a la gente. Para hacerlo, necesitaba sangre, es decir, se necesitaba hacer sacrificados.

Tonatiuh también era el patrón de los guerreros. En la cultura azteca, Tonatiuh gobernaba la era bajo la que los aztecas creían vivir, la era del Quinto Sol; y es el semblante de Tonatiuh en el centro de la piedra solar azteca.

Tezcatlipoca, dios de la noche

El nombre de Tezcatlipoca significa «Espejo humeante» y frecuentemente se le representa como un poder maligno, asociado con la muerte y el frío.

Tezcatlipoca era el patrón de la noche, del norte, y en muchos aspectos representaba lo contrario de su hermano Quetzalcoatl. Su imagen tiene rayas negras en el rostro y lleva un espejo de obsidiana.

Chalchiuhtlicue. Diosa del agua corriente

Chalchiuhtlicue era la diosa del agua corriente y todos los elementos acuáticos. Su nombre significa «la de la Falda de Jade».

Ella era la esposa y / o bien hermana de Tlaloc y asimismo fue la patrona del parto. La mayor parte de las veces se la ilustra con una falda verde / azul de la que fluye un chorro de agua.

Centeotl, dios del maíz

Centeotl era el dios del maíz y, como tal, estaba basado en un dios pan-mesoamericano compartido por las religiones olmeca y maya.

Su nombre significa “Señor de la mazorca de maíz”. Estaba estrechamente relacionado con Tlaloc y en general se lo representa como un hombre joven con una mazorca de maíz aflorando de su tocado.

Quetzalcoatl, la serpiente emplumada

Quetzalcoatl, «la serpiente emplumada», es seguramente la deidad azteca más famosa y es conocida en muchas otras etnias mesoamericanas como Teotihuacan y la maya.

Representó la contraparte positiva de Tezcatlipoca. Fue el patrón del conocimiento y el aprendizaje y también un dios creativo.

Quetzalcoatl asimismo está vinculado a la idea de que el último emperador azteca, Moctezuma, pensaba que la llegada del conquistador de España Cortés era el cumplimiento de una profecía sobre el regreso del dios.

Sin embargo, muchos estudiosos ahora consideran este mito como una creación de los monjes franciscanos a lo largo del período siguiente a la conquista.

Xipe Totec, dios de la fertilidad y el sacrificio

Xipe Totec es «Nuestro Señor con la piel despellejada». Xipe Totec era el dios de la fertilidad agrícola, el oriente y los orfebres.

Generalmente, se le representa con una piel humana desollada que representa la muerte de lo viejo y el desarrollo de la nueva flora.

Mayahuel, diosa del Maguey

Mayahuel es la diosa azteca de la planta del maguey , cuya dulce savia (aguamiel) se consideraba su sangre.

Mayahuel asimismo es famosa como «la mujer de los cuatrocientos pechos» para nutrir a sus hijos, el Centzon Totochtin o bien «cuatrocientos conejos».

Tlaltecuhtli, diosa de la tierra

Tlaltechutli es la monstruosa diosa de la tierra. Su nombre significa «La que da y devora la vida» y requirió muchos sacrificios humanos para mantenerla.

Tlaltechutli representa la superficie de la tierra, que devora furiosamente el sol todas las noches para devolvérselo al día siguiente.

¿Dioses mexicas mitológicos?

Aparentemente esta es una pregunta sin sentido, es decir… ¿Se duda si los dioses mexicas son o no mitológicos? Y yo pregunto algo, ¿Por qué mitológicos? La diferencia entre religión y mitología es que la religión “existe” y la mitología está basada en “mitos”.

¿Qué significa esto? Significa que cuando el cristianismo llegó a toda Europa y este se impuso a las diferentes culturas; Vikingas, celtas, iberas… Tachó de “mitología” todo aquello que no era cristiano.

También paso cuando el cristianismo llegó y se impuso en el continente americano, por ello es común el hecho de que cuando las personas tratan de buscar información sobre los dioses y diosas mexicas, se encuentre siempre con información acompañada de “Es mitología”.

Particularmente soy propenso a respetar todo tipo de creencias, una particularidad que el cristianismo carece, pues todo lo que no es cristianismo es mitología, pero no aquí, no en la única web especializada en mexicas.

Por lo tanto, la respuesta es clara: Los dioses mexicas tienen lo mismo de mitológicos (o no) que cualquier otra religión, incluida la cristiana.

La importancia de los dioses mexicas en la sociedad

Muchos de los dioses mexicas estaban totalmente vinculados a las diferentes ciudades y pueblos. Los dioses mexicas fueron creciendo y evolucionando al mismo ritmo que lo hacia la sociedad.

La estructura de la “familia” de los diferentes dioses reflejaba la propia estructura social de la cultura azteca.

Para los mexicas, los dioses proporcionaban al humano la vida, el sustento y los beneficios culturales. Todo esto era a cambio de oraciones, cánticos, ofrendas y también los sacrificios.

La cultura mexica tenía una dependencia total y absoluta a las divinidades y esto se tradujo en una devoción hacia ellos que dejó a los frailes españoles realmente asombrados cuando conocieron esta devoción.

Debemos recordar que los dioses también necesitaban a los humanos para mantenerlos alimentados, elogiados y, de hecho, sacrificados a través de representaciones para luego nacer de nuevo. 

En realidad, siempre fue posible que conocer a la deidad se convirtiera en un enfrentamiento, y un guerrero atrevido podría incluso derrotar al propio Tezcatlipoca y exigirle regalos y favores. 

Entonces, sin subestimar la indudable importancia del destino, las actitudes de los mortales también juegan su papel en la configuración de las relaciones con los seres sobrenaturales.

admin

Sobre el autor