Xipe Totec

Xipe Totec , (náhuatl: “Nuestro Señor el Desollado”) es un dios mesoamericano de la primavera y la nueva vegetación y patrón de los orfebres. Xipe Totec fue reverenciado por los toltecas, aztecas y mexicas. 

Como símbolo de la nueva vegetación, Xipe Totec vestía la piel de una víctima humana, la “nueva piel” que cubría la Tierra en primavera. Sus esculturas y máscaras de piedra lo muestran siempre y en todo momento con una piel recién despellejada.

El nombre de Xipe Totec se derivó del mito conforme el cual el dios desollaba —pelaba y cortaba— su piel para alimentar a los humanos. Para los aztecas, el desprendimiento de la piel de Xipe Totec simbolizaba los sucesos que deben suceder para que se produzca el renovado crecimiento que cubre la tierra cada primavera. 

Más particularmente, el desollamiento está asociado con el ciclo del maíz americano ( maíz ), ya que lanza su cubierta externa de semillas cuando está listo para germinar.

Xipe Totec y el culto a la muerte

Xipe Totec

En la mitología azteca, Xipe era el hijo de la divinidad dual masculina-femenina Ometeotl, un poderoso dios de la fertilidad y el dios más antiguo del panteón azteca. 

Xipe era uno de los 4 dioses íntimamente relacionados con la muerte y el inframundo azteca: Mictlantecuhtli y su contraparte femenina Mictecacihuatl, Coatlicue y Xipe Totec. 

El culto a la muerte que rodeaba a estos 4 dioses tuvo numerosas celebraciones a lo largo del año calendario azteca que estaban directamente relacionadas con la muerte y el culto a los ancestros.

En el universo azteca, la muerte no era algo a lo que temer, pues el más allí era una continuación de la vida en otro reino. Las personas que morían de muerte natural llegaban al Mictlan (el inframundo) solo después de que el ánima pasara por 9 niveles difíciles, un viaje de cuatro años. 

Allí permanecían para siempre en exactamente el mismo estado en que habían vivido. En cambio, las personas sacrificadas o muertas en el campo de batalla pasarían la eternidad en los reinos del Omeyocan y el Tlalocan, dos formas del Paraíso.

El culto a Xipe

Las actividades de culto efectuadas en honor a Xipe Totec incluían dos formas espectaculares de sacrificio: el sacrificio del gladiador y el sacrificio de la flecha. El sacrificio del gladiador implicaba anudar a un guerrero cautivo en especial valiente a una gran piedra circular tallada y obligarlo a luchar una batalla simulada con un soldado mexica experimentado. 

A la víctima se le dio una espada ( macuahuitl ) para luchar, pero las hojas de obsidiana de la espada fueron reemplazadas por plumas. Su adversario estaba completamente armado y vestido para la batalla. En el «sacrificio de flechas», la víctima era atada con los brazos abiertos a un marco de madera y luego disparada con flechas para que su sangre gotease al suelo.

Sacrificio y el desollamiento de la piel

Xipe Totec se relaciona con una mayor frecuencia con un tipo de sacrificio que el arqueólogo mexicano Alfredo López Austin llamó «dueños de piel». Las víctimas de este sacrificio serían asesinadas y luego desolladas; sus pieles serían removidas en grandes pedazos. Esas pieles eran pintadas y después usadas por otros a lo largo de una liturgia y de este modo se transformarían en la imagen viva «teotl ixiptla» de Xipe Totec.

Los rituales realizados durante el mes de primavera de Tlacaxipeualiztli incluían la «Celebración del Desollamiento de Hombres», por lo que se nombró al mes. Toda la ciudad y los gobernantes o nobles de las tribus oponentes serían testigos de esta liturgia. 

En este ritual, las personas esclavizadas o los guerreros cautivos de las tribus vecinas se vestían como la «imagen viviente» de Xipe Totec. Transformadas en el dios, las víctimas eran conducidas a través de una serie de rituales actuando como Xipe Totec, entonces eran sacrificadas y las partes de sus cuerpos se distribuían entre la comunidad. 

Te puede interesar

admin

Sobre el autor

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.