Centros ceremoniales de los mexicas

Se ha descubierto hace poco un gran Tzompantli en el Centro Histórico de la Ciudad de México donde se han podido conocer el funcionamiento de los centros ceremoniales de los mexicas. Es gracias a este altar que podemos descubrir un poco más de la cultura de los Mexicas y de la influencia que ha tenido en la cultura Mexicana en general.

Este monumento da una visión muy clara sobre cuál eran las leyes de la sociedad de estas civilizaciones. Al ver esta estructura podemos cuantificar con mejor precisión que tan precelentes eran los sacrificios humanos en a época prehispánica.

Aunque esta leyenda terminó antes de que hubiésemos nacido, varios investigadores continuaron en la búsqueda de los cráneos usados en la estructura. Lo cual eventualmente llegó al descubrimiento de una construcción enterrada a dos metros de profundidad de forma circular adornada con cráneos humanos y enlazados con argamasa de cal, arena y gravilla. Se le ha identificado con el gran Tzompantli de México-Tenochitlan.

¿Qué son los Centros ceremoniales mexicas?

Los Mexicas, como el resto del mundo azteca, poseían creencias religiosas muy distintas a las nuestras. Creían en Dioses muy diferentes a lo que estamos acostumbrados. Generalmente, estas deidades estaban siempre molestas y al borde de destruir el mundo. Los Mexicas solían sacrificar a sus ciudadanos para calmar la rabia de estos poderosos dioses. Ese es el principal motivo del nacimiento de los centros ceremoniales mexicas.

Pero no podía hacerse en cualquier lado, por lo cual construían altares con este mismo objetivo. Estos altares se usaban para llevar a cabo rituales espirituales para preparar el alma y el cuerpo del sacrificio para ser dignas de los dioses. Antes de llevarse a cabo estas ofrendas se tenía que hacer un procedimiento para advertir a la deidad de lo que iba a ocurrir.

Esto solía hacerse en el público y distintas clases de personas eran sacrificadas, desde criminales hasta prisioneros de guerra. También cabe destacar que los ciudadanos comunes, que no eran de la nobleza, podían ser seleccionados para esta práctica.

En este caso en específico, cuando el sacrificio ha sido completado, el cuerpo todavía tiene otra tarea. El cadáver es cercenado por el cuello y su cabeza es separada de su cuerpo. Luego es colocada en un Tzompantli como hablaremos a continuación. Esta es una exhibición de todos los sacrificios que han hecho a lo largo de los años.

Esta era la única forma de alimentar a los dioses porque, de no hacerlo, nada impediría que las deidades destruyan el mundo tal y como lo conocemos, al menos eso es lo que los aztecas creían. Comenzó con los Mexicas, pero pasó a ser una de las prácticas más comunes en todas las civilizaciones Prehispánicas.

¿Cómo era el centro ceremonial de los mexicas en la época en que llegaron los españoles?

Cuando los colonizadores españoles observaron los altares Tzompantli, se espantaron al verlo, digamos que los centros ceremoniales mexicas imponían. En 1519 muchas tradiciones Aztecas fueron borradas por estos conquistadores utilizando como excusa estos templos, ya que creían que los Mexicas eran un grupo de salvajes bárbaros y los Tzompantli eran prueba suficiente.

Los Tzompantli eran una de las primeras tradiciones al ser de las más bizarras de este pueblo, por lo cual haber encontrado unas en la época actual es un gran descubrimiento. Otro motivo de esta reacción por parte de los españoles es la diferencia en creencias entre las culturas, ya que estos no creían en los sacrificios humanos.

centros de ceremonia mexica

Gracias a los españoles, está tradición pasó a ser parte de la historia e indirectamente asentaron la imagen de los Tzompantli en la cultura mexicana moderna. Esto se puede ver en los altares hechos con calaveras de barro y azúcar que se ven normalmente en el Dia de los Muertos, una tradición Mexicana.

Esta estructura es una pared adornada con cráneos falsos que hacen referencia a los muertos y se puede ver su paralelismo con los altares Tzompantli. Por lo cual el intento de eliminación de los españoles no resultó del todo eficaz.

Los Tzompantli y su relación en los centros ceremoniales mexicas

Los mexicas solían creer que los dioses siempre estaban sedientos de sangre, estos dioses también son iracundos por naturaleza por lo cual, los Mexicas como cultura construyeron varias instalaciones hechas con el único propósito de intentar apaciguar a sus dioses mediante sacrificios.

Estos sacrificios son del tipo sangriento, en el cual se sacrifican vidas humanas y eran exhibidas al público. Aunque se atribuyen las pirámides a los aztecas, se debe reconocer a los altares conocidos como Tzompantli.

Tzompantli es una combinación de las palabras nahuas “Tzontli” la cual se traduce como cabeza o cráneo y la palabra “pantli” la cual vendría a significar hilera o fila. Por lo que Tzompantli significa literalmente “Hilera de cráneos”.

El altar se suele construir como un estante y las calaveras se apilan en sus paredes. Estos cráneos eran las víctimas de los sacrificios y se colocaban de tal forma para honrar a los dioses, cabe destacar que también tomaban prisioneros de guerra como sacrificios. Era una manera que tenían los Mexicas de mostrarles a los dioses cuantos sacrificios habían hecho a lo largo de los años. Esto, creían ellos, salvaba al mundo de la destrucción.

Te puede interesar

admin

Sobre el autor

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.