Aspectos comunes de los Toltecas y Mexicas

Al explorar la rica historia de Mesoamérica, los nombres de los Toltecas y Mexicas emergen con una resonancia distintiva. Estas dos poderosas civilizaciones, aunque separadas por el tiempo, compartieron sorprendentes similitudes que las vinculan en el tapeiz de la historia mesoamericana. En el siguiente artículo, nos adentraremos en estos lazos compartidos y descubriremos la herencia común que dejaron.

¿Qué son los Toltecas y Mexicas?

Nómadas, estos grupos viajeros que tomaban de cada viaje una enseñanza, aprendizaje o siquiera algún rasgo, esto puede ocuparse cómo la definición más breve que podemos ofrecer. La brevedad jamás ha instruido por completo, así que en este artículo te dejamos todo lo que necesitas saber sobre el tema y qué características los hacen similares.

Los dos pueblos dieron inicio a su asentamiento en el Valle de México, cada uno tomó una zona específica, los Toltecas optaron por permanecer en Tula, mientras que los Mexicas se asentaron en Tenochtitlán. No llegaron hasta estas localidades mágicamente, conlleva detrás una serie de largos viajes de descubrimiento y culturismo proveniente del norte.

Lo que nos concierne son civilizaciones antiguas que se remontan al Post – Clásico Mesoamericano y cómo punto inicial nos podemos referir y ahondar en los avances que hubo en esa época. Partiendo de acá se dieron pasos agigantados en cuánto a crecimiento cultural se refiere, haremos hincapié en algunos con fin de profundizar un poco la historia y entenderla mejor.

Se generó un método agricultor eficaz para las necesidades de entonces, aconteció el implemento de calendarios cómo guías hacia el transcurso del tiempo y espacio. La gran proeza de un sistema de escritura y números, entre varios otros logros que podamos destacar, además del hecho mismo de forjar una alianza y unión cómo comunidad.

Aspectos comunes de los Toltecas y Mexicas

Si bien el avance de la nombrada época es bastante irrelevante a comparación con los que hoy tenemos a disposición de cualquiera, para tal línea de vida son por mucho una serie de logros cómo pre – civiles. No olvidemos que fue también una enseñanza el ver esta etapa clave para la domesticación de múltiples animales.

No es suficiente llamar a los Toltecas y Mexicas simplemente «nómadas». Si bien es cierto que ambos grupos comenzaron como viajeros, tomando enseñanzas, aprendizajes y rasgos culturales de cada lugar que visitaban, su legado va mucho más allá de este simple término.

Asentándose en el prolífico Valle de México, los Toltecas eligieron Tula como su núcleo, mientras que los Mexicas, posteriormente, fundaron la impresionante ciudad de Tenochtitlán. Estos asentamientos no fueron el resultado de una elección arbitraria, sino el final de extensos viajes en busca de señales divinas que les indicaran el lugar propicio para establecerse.

Ambas civilizaciones florecieron durante el periodo Post-Clásico Mesoamericano, una era de notable crecimiento cultural y tecnológico. Durante este tiempo, la región experimentó avances en diversos campos, desde la agronomía hasta las matemáticas.

Estos pueblos no solo desarrollaron sistemas de agricultura innovadores, como las chinampas, sino que también crearon calendarios intrincados que les ayudaban a organizar sus actividades agrícolas, religiosas y cotidianas. La capacidad de escribir y documentar eventos, rituales y conocimientos en códices es otro testimonio de su sofisticación.

Religión y Cosmovisión

Una característica que unía profundamente a los Toltecas y Mexicas era su cosmovisión y sistema religioso. Ambas civilizaciones compartían la veneración hacia Quetzalcóatl, la Serpiente Emplumada, considerada como una deidad creadora y patrona de la sabiduría. Las leyendas cuentan que fue Quetzalcóatl quien les entregó el maíz a los humanos, un alimento esencial en sus dietas y central en sus mitologías.

Arquitectura y Arte

Tanto Toltecas como Mexicas dejaron impresionantes legados arquitectónicos y artísticos. En Tula, las imponentes columnas en forma de guerreros atestiguan la destreza y creatividad de los artesanos toltecas. Por su parte, Tenochtitlán, con sus majestuosos templos y pirámides, refleja la habilidad mexica en planificación urbana y construcción. En el ámbito artístico, ambos pueblos crearon intrincados trabajos en cerámica, piedra y metal, reflejando su cosmovisión y vida cotidiana.

Podemos destacar varios detalles acerca de las civilizaciones por partes, cómo, por ejemplo:

Toltecas

Los Toltecas, una de las prominentes civilizaciones precolombinas, brillaron en la vasta tapeztería de las antiguas culturas mesoamericanas. El término «Tolteca», derivado del náhuatl, puede traducirse como “Morador de Tula” o más simbólicamente como ‘Maestro’ o ‘Civilizado’, resaltando su estatus de portadores del conocimiento. Estos visionarios se establecieron principalmente en el norte del altiplano, durante los siglos X y XII.

El influjo cultural de los Mayas es palpable en la herencia tolteca, evidenciando un intercambio de conocimientos y tradiciones. Con manos adeptas, moldeaban arcilla y barro, convirtiéndose en maestros alfareros reconocidos por su habilidad excepcional. Sus rituales religiosos eran complejos, ofreciendo sacrificios a deidades sobre el Chac Mool, una estatua ceremonial de gran significado.

Su cerámica, refinada y detallada, es testimonio de su habilidad artística. En cuanto a su subsistencia, los Toltecas cultivaban principalmente maíz, frijol y amaranto, fundamentales en su dieta y economía.

Mexicas

Conocidos también como Aztecas, los Mexicas ocupan un lugar icónico en la historia prehispánica. Gobernados por un Tlatoani, título que se puede traducir como «orador» o «líder de los hombres», establecieron un sistema político complejo y altamente estructurado.

La espiritualidad era central en su cotidianidad. Participaban en el festival de la lluvia, un grandioso evento que celebraba la promesa de cosechas futuras y la benevolencia de los dioses. Los rituales de sacrificios humanos, aunque controvertidos, eran fundamentales para mantener el equilibrio cósmico según sus creencias.

A lo largo de su historia, los Mexicas interactuaron y aprendieron de diversas civilizaciones, lo que les permitió elaborar leyes y normativas intrincadas, abarcando aspectos teístas, políticos y éticos. Su legado, repleto de matices y complejidades, sigue fascinando al mundo contemporáneo.

¿Qué elementos culturales y religiosos tomaron los Toltecas de los Mexicas?

El gran y complejo tapiz de Mesoamérica está entrelazado con influencias, interacciones y herencias compartidas entre sus diversas civilizaciones. Es un testimonio del flujo constante de ideas y creencias que forjaron las identidades distintivas de sus pueblos. Los Toltecas y Mexicas, dos de las civilizaciones más prominentes, sirven como ejemplares modelos de esta interacción.

El legado compartido

La relación entre los Toltecas y Mexicas va más allá de simples coincidencias culturales. Ambas civilizaciones veneraban a deidades comunes, siendo Quetzalcóatl, el Dios emplumado, uno de los más emblemáticos.

Mientras que los Toltecas ya rendían culto a esta deidad, los Mexicas, influenciados por la cosmovisión tolteca, integraron a Quetzalcóatl en su panteón y filosofía religiosa, subrayando el profundo intercambio religioso entre ambos pueblos.

El legado de Teotihuacán, una ciudad anterior a ambas civilizaciones y considerada un centro neurálgico en la región, también dejó huellas profundas en los Toltecas y Mexicas. La arquitectura, la planificación urbana y las prácticas religiosas de Teotihuacán encontraron eco en las tradiciones de estas civilizaciones, evidenciando una conexión cultural y espiritual duradera.

Historias entrecruzadas

Hacia finales del siglo IX, los Toltecas, reconocidos por su excelencia en arquitectura y artes, se establecieron en Tula, convirtiéndola en un importante centro cultural y comercial.

Su contribución al paisaje artístico y arquitectónico de Mesoamérica es innegable. Sin embargo, el misterio rodea la eventual decadencia de esta civilización, con teorías que apuntan desde conflictos internos hasta cambios ambientales.

Por otro lado, los Mexicas, que emergieron en el siglo XIV, establecieron su capital en lo que hoy es la Ciudad de México. Junto con los Tepanecas de Tlacopan y los Acolhuas de Texcoco, formaron la Triple Alianza, una coalición que consolidaría un imperio mesoamericano de magnitud sin precedentes.

Esta expansión territorial y política se mantuvo hasta el siglo XV, cuando la llegada de los conquistadores españoles desencadenó el fin de una era.

Los Toltecas y Mexicas, aunque distintos en muchos aspectos, compartieron una herencia común, influenciada por las interacciones con otras civilizaciones y por sus propias experiencias compartidas.

Estudiar estos nexos nos brinda una perspectiva más rica sobre la evolución cultural y religiosa de Mesoamérica y subraya la importancia del intercambio y adaptación en la historia de la humanidad.

Posclásico Toltecas y Mexicas

¿Dónde se asentaron los mexicas y los toltecas?

La cultura de toltecase desarrolló parte del centro del territorio mexicano. En lo que hoy son estados de Querétaro, Guanajuato, Hidalgo, Aguascalientes y Jalisco. Sin embargo, gracias a su comercio y a su enorme influencia militar, también tuvieron presencia en estados como Chiapas y Yucatán.

Incluso en Guatemala. Los mexicas poblaron un valle que hoy corresponde al estado de México y la ciudad de México. Sobre El lago de Texacoco se ubicaron sus ciudades importantes, pero su imperio se ensanchó por toda la región mesoamericana.

¿Cuándo empezó y termino el posclásico de los Mexicas y los Toltecas?

El período posclásico abarcó el lapso comprendido entre el año 900 d.C. hasta el 1521 d.C. antes de que Tenochtitlán cayera ante los conquistadores.  Españoles. Este período se caracterizó por la invasión de grupos seminómadas que vinieron de las grandes franjas de América Árida.  

Qué elementos culturales y religiosos tomaron los mexicas de los toltecas

Una cosa que pocos conocen es que los mexicas tomaron muchas costumbres y creencias religiosas de los toltecas. Presta cuidadosa atención a este resumen para que veas cuales son algunas de ellas.

  • La arquitectura. En la Mesoamérica central los toltecas construyeron la primera y la más amplia ciudad. Estas edificaciones influyeron en culturas posteriores. Como ejemplo estuvieron, las pirámides hechas en Tula, su capital. En cuanto a los mexicas, también se destacaron por sus importantes construcciones de carácter religioso. Otras se utilizaron con fines ceremoniales. Incluso como observatorios y calendarios astronómicos. Sobresalieron las pirámides de piedra, formadas por plataformas escalonadas, con una escalera central y un templo en la parte superior.
  • Sus religiones se mezclaron con elementos militares. Eran monoteístas. Adoraron muchos dioses. Para apaciguar a estas deidades se le hacían sacrificios humanos. Para realizar dichos sacrificios se utilizaban a los capturados en la guerra. Esto promovía las guerras.
  • Sistema agrícola.  Los Aztecas emigraron hacia muchos sitios. Fueron echados de los mismos. Como no encontraron otro sitio, se establecieron en la mitad del Lago de Texcoco. Era en un terreno pantanoso y por eso al principio sufrieron mucha hambre. Adoptaron un sistema de siembra ya inventado por los Toltecas, las terrazas de ladera.  Junto con las aguas del lago garantizaron alimento suficiente para la subsistencia de su pueblo.

Los dioses más importantes de ambas culturas

Centzon Mimixcoa

Para finalizar, vamos a mencionar los dioses más importantes de la mitología Mexica para que puedas contar con un conocimiento más amplio de su cultura y culto. En total mencionaremos 4 de los que consideramos los dioses más importantes, pero eso no significa que sean los únicos de la lista de dioses que esta cultura veneraba ni mucho menos.

  • Quetzalcóatl: “La serpiente emplumada”. Deidad a la vida, la sabiduría, la fertilidad y la luz. Los mexicas relacionaron al planeta Venus con dicho dios.  Este se observaba como si fuera una estrella al lado del volcán Popocatépetl durante ocho meses al año, y desaparecía otros tres meses. Una de las representaciones de esta deidad era la de un hombre con barbas. Cuando Hernán Cortés llegó a Tenochtitlán algunos pobladores lo relacionaron con Quetzalcóatl, tal vez esto influyó en la conquista de los españoles.
  • Tezcatlipoca: “dios de lo invisible y la oscuridad”. Se le consideró el contrario de Quetzalcóatl. Fue la deidad más significativa de la secta náhuatl durante la etapa del posclásico. Creyeron que era un dios todopoderoso, polifacético y omnisciente. También se le consideró valiente y con juventud eterna. Una deidad de personalidad contradictoria, compleja y caprichosa. Además, fue creador del cielo, de la tierra y el señor de todas las cosas.
  • Tláloc: «dios de la lluvia», de los cerros, el agua y la fertilidad. Rigió sobre fenómenos meteorológicos como relámpagos y truenos. Controló el granizo y las tormentas. Se le asoció con frecuencia a las cavernas. El destino de todos los eventos agrícolas dependió de él.
  • Itzlacoliuhque: “dios de los sacrificios desastres, del frío. Fue responsable de erupciones volcánicas, los temblores, el fuego y de la guerra. Fue una divinidad asociada con algunos elementos relacionados con la justicia, como las piedras y los garrotes.  Por ejemplo, a los borrachos los golpeaban hasta morir y a los adúlteros los apedrearon con la misma finalidad.

Te recomendamos